Cómo quitar los mocos a un bebé

    Los bebés (y los que no son tan bebés) tienen mocos prácticamente todo el invierno. Aunque se resistan –no es algo agradable– es aconsejable quitárselos para evitar problemas posteriores. Te explicamos cómo y cuándo hacerlo.


¿Por qué es necesario quitarle los mocos a nuestro hijo?


  • Los bebés son propensos a los resfriados y se les tapona la nariz enseguida. El exceso de mucosidad entorpece su respiración y les molesta al comer y dormir. Esto puede llegar a ser peligroso en los niños más pequeñitos, especialmente los recién nacidos, que no pueden permitirse dejar de comer por muy poco tiempo que se trate; una pérdida de peso en un recién nacido prematuro es razón de consulta médica. De igual forma, la dificultad respiratoria ocasionada por los mocos durante la noche, impide un descanso efectivo de nuestros hijos, necesario para el  correcto crecimiento.


  • Un ambiente algo húmedo les ayuda a descongestionarse. Los humedificadores son útiles, ya que las calefacciones secan mucho el ambiente. Estas máquinas humedificadoras están a la venta en las farmacias, y es ese vapor de agua precisamente el que al ser respirado por nuestros hijos, llega hasta las zonas más internas de sus pulmones donde tienen los moquitos pegados. El agua lo reblandece y al mismo tiempo facilita su expulsión. Habríamos alcanzado entonces nuestro primero objetivo, el punto esencial para comenzar  a recuperarse (Los paseos a la orilla del mar también son muy útil para humedificar mocos).

  • Aunque el bebé, y también los papás al presenciar la cara de nuestro hijo durante los lavados nasales con suero, pasemos un mal rato cuando le quitamos los mocos, es imprescindible hacerlo. Si los mocos se infectan, pueden producirles sinusitis, otitis, faringitis... Todo tipo de ''-itis'' que suponen un empeoramiento del cuadro leve inicial; así que ánimo, y aprendamos a eliminar esos moquitos que nos sobran...

¿Cómo le quito los mocos al bebé?


  1. La nariz del bebé se despeja con un lavado nasal. Primero hay que acostar al niño boca arriba, girarle la cabeza hacia un lado y aplicarle suero fisiológico (lo venden en la farmacia en formato monodosis, son los que os recomiendo, al ser más pequeño y manejable) o preparados comerciales de agua de mar, para humedecer las fosas nasales. Tal vez, la primera vez que lo hagáis necesitaréis ayuda de un familiar para que os sujete la cabeza del niño.
  2. Después, hay que sacarle las secreciones. Existen varios métodos:
  • Aspirador nasal de cánula: Es lo que mejor funciona en los bebés pequeñitos. Primero se pueden echar unas gotas de suero fisiológico en las fosas nasales. Después se coloca un extremo de la cánula en la fosa nasal y el otro en la boca del adulto. Acto seguido se aspira. Las secreciones se quedarán retenidas en un recipiente en medio del tubo.

  • Aspirador nasal (perita): Es algo menos eficaz que la cánula porque la nariz de los bebés es muy pequeñita y a veces la perita no logra hacer el vacío necesario para aspirar los moquitos. Es muy fácil de usar. Primero se aprieta el bulbo de goma, se introduce en una de las fosas nasales y, una vez dentro, se suelta poco a poco. Hay que procurar tapar la otra fosa nasal (apretando la nariz) para que la presión realizada sea mayor.
  • Pinzas nasales: Existen unas pinzas especiales para quitar
    los mocos secos. Tienen un tope de seguridad que impide introducirlo demasiado en la naricita del bebé. No son imprescindibles, pero a veces pueden venir bien.



--> Los bastoncillos están desaconsejados, porque podríamos hacer daño al niño al no calcular bien hasta dónde lo introducimos. Si tiene un moquito seco, lo mejor es utilizar la pinza nasal o un dedo (con mucho cuidado).

¿Cuándo hay que quitar los mocos al niño?


Con tres o cuatro veces al día suele valer. No hay que obsesionarse ni estar continuamente quitándoles los moquitos, porque podríamos producirles alguna herida en la nariz o una pequeña hemorragia. Si simplemente notamos una especie de ronquido provocado por unos pocos mocos pero el niño está alegre, come bien y duerme bien, entonces hay que dejarlo como está. Significa que los mocos no le molestan. Momentos útiles para aspirar a nuestro bebé:

- Cuando sintamos al bebé incómodo. Los bebés tienden a vomitar más fácilmente que los adultos y, muchas veces, los mocos les provocan náuseas.

- Antes de dormir. Los bebés respiran el 90% del tiempo por la nariz, aún no tienen demasiado pronunciado el reflejo de respirar por la boca. Por eso, cuando están dormidos y los mocos les provocan una sensación de ahogo (les llega menos oxígeno al cerebro) se despiertan llorando.

- Antes de comer. Al tener la boca tapada por el pecho o por el biberón, no podrán respirar con total normalidad. Por eso, cuando tienen muchos moquitos y les molestan, suelen comer menos. También suelen vomitar más.

---> No hay momento predefinido, ya que si el bebé tiene la nariz obstruida y le está costando respirar y por lo tanto comer, lo mejor es tratar de limpiársela un poco, sin embargo sí es cierto que hay momentos en que el moco sale un poco más fácil, como después del baño, cuando el vapor del agua fluidifica un poco los mocos.

Niños más mayores...

La mejor forma de prevenir su aparición es «enseñando»  al niño a toser de forma eficaz.  Suele beneficiarse de medidas como fisioterapia respiratoria, humedad ambiental y lavados nasales.
  • En los niños menores de dos años es muy útil la realización de fisioterapia respiratoria suave y lavados con suero o preparados comerciales de agua de mar.
  • A los niños mayores de tres años se les puede enseñar a toser y a escupir los mocos, jugando a «manchar pañuelos» e incluso ofreciendo pequeñas recompensas cuando lo consiguen.
  • Los niños mayores de cuatro o cinco años sí deben toser con fuerza, eliminando moco del pecho e incluso sonarse en el pañuelo.
Ejemplo de un buen aspirador nasal para bebés (mira otro modelo más novedoso).


6 comentarios:

  1. Hola gracias por sus consejos
    tengo un bebe de 2 meses lo hospitalizaron por bronquiolitis y alos 15 dias se enfermo tiene congestionada la nariz o la garganta nos sabe le hago muchos lavado de nariz y quiero savea sí es muy peligroso tantos lavados??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es mi hijo por ende no le tengo asco yo me lavo bien mi boca y succiono con cuidado su nariz y sale todo sin problema, es lo mejor

      Eliminar
    2. no le puede hacer mal?

      Eliminar
    3. muchas grasias por los consejos haora estare mas tranqila

      Eliminar
  2. Hola estamos en la misma situación tengo un bebé de 2 meses y una semana a los pocos días de nacer guerra hospitalizado 26 días por bronquiolitis y ahora cuando le pusieron las vacunas de los dos meses ha cojido tremenda gripe y cada día con más mocos ahora le salen verdes hoy lo lleve con su pediatra y le mandaron inhalador tres veces al día por 8 días pq dice q puede comenzar la bronquiolitis estoy muy preocupada espero q vaya pasando la gripe y estoy igual q usted con lo de los lavados nasales

    ResponderEliminar
  3. bueno yo soy la mama de mi hijito empezo del lunes con mocillos asiqe empese a buscar e internet qe podria aser asiqe lo encontre a qi aora mihijito esta super bien grasias a esta pagina

    ResponderEliminar