¿Son buenos los humidificadores para la bronquitis?

  ¿Qué madre no ha presenciado durante meses como su hijo o bebé no abandona las cámaras espaciadoras con Ventolín y las dosis de Estilsona durante todo el invierno hasta el mes de Junio? Hoy hablaremos de los humidificadores y su eficacia para mejorar los síntomas de esta enfermedad respiratoria tan frecuente entre los niños.




Tradicionalmente 
Se han utilizado los vapores de agua hirviendo en un recipiente con hierbas aromáticas como hojas de eucalipto, alcanfor o mentol. Este tratamiento tenía el riesgo de quemaduras graves, por lo que la industria ha sacado al mercado aparatos que humidifican el aire. 

Dos tipos de vaporizadores
Los ultrasónicos, que producen una nube a temperatura ambiente, y los eléctricos, que producen vapor frío o caliente. En los primeros, sigue habiendo riesgo de producir quemaduras, por lo que deben evitarse; los segundos son también desionizadores. Todos ellos llevan un reservorio con agua y un sistema de vaporización compuesto por varios elementos. También deben ser desarmables para su rigurosa limpieza.

Eficacia 
En el tratamiento de las bronquitis y demás infecciones de vías respiratorias bajas no está demostrada, por lo que tendrá que seguir dándole los medicamentos que su pediatra le prescriba. Quizá sí puedan ser más útiles en el resfriado común para aliviar la congestión nasal y la tos seca. La laringitis, de hecho, mejora momentáneamente con vapor frío. Por eso muchos niños mejoran camino del hospital al sacarlos a la humedad fría de la calle, o al abrir la puerta del congelador. Hay que tener presente que la humedad de la habitación debe estar entre 40 y 60 %.

A tener en cuenta...

  • Por encima del 60%, los hongos de la humedad viven mejor y se multiplican fácilmente; por eso los niños con bronquitis asmática por alergia a los hongos empeorarán. Los alérgicos a ácaros del polvo y otros neumoalérgenos, también, ya que las partículas tienden a concentrarse más y el humidificador las aerosoliza.
  • Compruebe con un higrómetro la humedad de la habitación del niño; si está entre 40 y 60%, no necesita humidificador y además, si se utiliza, puede desencadenar una crisis de asma si el niño es alérgico.
  • Otro de los riesgos de los humidificadores es el de la sobreinfección por los microroganismos que se pueden acumular en las distintas partes del aparato, sobre todo en los ultrasónicos.

En los niños menores de 2 -3 años, no se deben utilizar eucalipto, mentol y otras hierbas de olor fuerte, pues puede inhibir la tos que necesitan para liberarse de la mucosidad y las flemas. Pueden producir cefalea, irritabilidad y mareo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario