El chupete del bebé, elegir el adecuado

    La elección del chupete debe basarse en la seguridad del producto, pero también en los materiales y la comodidad del bebé. Los chupetes del bebé pueden ser de distintos materiales (látex o silicona), pero también los hay con distinta forma, incluso pensados para ocasiones especiales, como los dispensadores de medicamentos. En este artículo se ofrecen claves para elegir el chupete del niño más adecuado.

1. Chupetes para bebés, ¿quién lo elige?


El primer impulso es dejar que sea el niño quien decida el modelo que se adapta más a él, compra uno de cada (uno de látex, otro de silicona), y él mismo decidirá. Es decir, el pequeño elige, pero los padres proponen.

Adecuarse a la edad del niño. 

2. Chupetes para bebés, la seguridad es lo primero


La norma UNE-EN 1400-1/2/3:2003, referente a chupetes para bebés y niños pequeños, establece con claridad cuáles son los estándares de calidad. Entre las exigencias más genéricas, destacan las siguientes:

- Los chupetes no pueden tener elementos desmontables pequeños que el bebé se pueda tragar. Sus piezas deben estar unidas con la suficiente resistencia como para que puedan romperse o separarse entre sí.

- Los chupetes de bebés deben respetar la normativa europea.

- Deben tener sus bordes protegidos o redondeados para evitar riesgos de cortes o heridas.

- El disco del succionador tiene que poseer al menos dos orificios de ventilación de un diámetro mínimo de cuatro milímetros.

- La tetina, cualquiera que sea su forma, debe ser de un material flexible y medir una longitud máxima de 30 milímetros.

- El etiquetado tiene que incluir todos los datos, instrucciones y advertencias que especifican las normas. Debe venir en un recipiente cerrado.

3. ¿Chupetes de látex o silicona?


- Las tetinas de los chupetes de látex, fabricados con este material natural (de un color entre ámbar y amarillo) son blandas y elásticas, por lo que se asemejan más a la sensación del pecho materno. Se caracteriza por su alta resistencia a los tirones y mordiscos. Se deforma y se vuelve pegajoso, y puede absorber sabores y olores.

- Los chupetes para bebés de silicona son más rígidas que las de látex, sin embargo, también son menos resistentes a los mordiscos y tirones del bebé, por lo que se recomienda para las etapas iniciales del niño (si ya tienen dientes, se romperán con facilidad). Resisten muy bien las altas temperaturas, se desgastan con menos facilidad y son más fáciles de limpiar.


4. ¿Chupetes con tetina redonda o anatómica?


- Los chupetes con la tetina anatómica imitan la forma del pezón materno durante la lactancia y se adaptan a la boca y el paladar del bebé de una forma natural. Por eso, los especialistas aconsejan esta forma de tetina para los pequeños que se alimentan con leche materna. Se evita un posible rechazo posterior del pecho materno. La desventaja, para estar bien adaptados a la cavidad bucal, deben colocarse siempre de forma correcta en la boca.

- Los chupetes con la tetina redondeada en ambos lados o con forma de cereza son los más clásicos. Además, su forma simétrica ayuda a que en todo momento tenga una posición correcta dentro de la boca del niño.

5. Chupetes de bebé para ocasiones especiales


- Chupetes para dormir. Los especialistas recomiendan para la noche fabricados en su totalidad de látex y sin anilla para sujetarlos, porque ejercen menos presión en la cara del niño mientras duerme. Algunos fabricantes disponen también de chupetes con partes luminiscentes, que facilitan su búsqueda en la oscuridad.

- Chupete termómetro para bebés. Estos están diseñados de manera específica para facilitar a los padres la toma de temperatura del niño. Son muy fáciles de usar. En general, cuentan con una pantalla digital en el frontal. Algunos, no llegan a ser suficientemente efectivos.

- Chupete dispensador de medicamentos. El momento de dar una medicación puede llegar a ser
agotador, ya que muchos pequeños rechazan estas sustancias de forma contundente. Permiten colocar la medida correcta de la medicina en un dispensador que está unido al chupete y que traslada la sustancia poco a poco a la boca del bebé a través de la tetina.




 

6 consejos sobre el uso y mantenimiento


- Aunque se compre en un envase hermético, es recomendable lavar bien el chupete antes de usarlo por primera vez y hervirlo por un tiempo aproximado de cinco minutos.

- Si el succionador cae al suelo o se ensucia, debe lavarse bien de nuevo. Hay que evitar limpiar la tetina con la boca de un adulto para no transmitir bacterias al bebé.

- Para impedir que se ensucie con frecuencia o que se pierda, se pueden usar cadenas o cintas específicas para sujetar los chupetes, siempre que se verifique antes que cumplen la normativa vigente referente a estos artículos de puericultura.

- Los de tetina de látex deben reemplazarse cada uno o dos meses o en cuanto se detecte que la tetina está deteriorada o pegajosa. Por su parte, los de silicona se deben sustituir en cuanto se perciban marcas de dientes o semejantes.

- Hay algunos niños que deciden rechazar el chupete, llegando a producirle incluso arcadas. Es cierto que el chupe es una gran ayuda cuando el bebé está irritable, para tranquilizarlo. Pero si él decide no utilizarlo, debe tenerse en cuenta su decisión, no hace falta obligarle.

- Durante los primeros días de vida, es recomendable no confundir al bebé con el chupete. Dejarlo que se centre exclusivamente en el pecho y que amamante.

Ejemplos de buenos chupetes para bebés


No hay comentarios:

Publicar un comentario