Cómo bañar a tu bebé

    En la entrada de hoy os voy a explicar cómo bañar a un bebé. Aunque al principio estés preocupada/o por el miedo a que le pase algo, con el tiempo lo verás como algo normal, y que por supuesto sera un momento de diversión para tí y tu recién nacido.



Pero debes tener mucho cuidado cuando tu hijo esté cerca del agua (especialmente si es recién nacido). La mayoría de las muertes infantiles por ahogamiento suceden en casa, frecuentemente cuando la persona que está al cuidado del bebé lo deja solo en el baño; así que no lo dejes solo cerca del agua, ni siquiera unos segundos.


Pasos a seguir


  • Echa el agua en la bañera, lo suficiente para cubrir una parte del cuerpo del bebé. Comprobar la temperatura con termómetro de baño o bien con el codo. El siguiente paso es desnudar al bebé, limpiarle antes la zona del pañal y meterlo cuidadosamente en la bañera. 
  • El bebé necesita sentirse seguro. Para eso, ponte a un lado de la bañera, pase el brazo por debajo de la espalda del bebé, de modo que la mano alcance su hombro del lado opuesto y permita que la cabeza del bebé descanse en tu antebrazo. Para enjabonarle, utiliza la mano del otro brazo. Delicadamente, con la ayuda de una esponja o la propia mano, masajea sus piernas, brazos, cuello, pecho, vientre, axilas y todo el cuerpo, con especial atención a las zonas de pliegues. Aclarar.
  • Para dar la vuelta al bebé en la bañera y lavar su espalda y la zona de las nalgas, apoyar el pecho del bebé sobre el otro brazo y sujetar al bebé con firmeza por las axilas. Lavar la espalda del bebé y aclarar. Para su cabecita, mejor utilizar algo de un champú especial, suave y de pH neutros, que no provoque escozor si entra en los ojos del pequeño. La cara debe lavarse sin jabón, solo con agua tibia.

Formas de prevenir los accidentes en el baño


  • Quédate muy cerca de tu bebé para poder agarrarlo si se resbala o si se cae a la bañera.
  • Utilice una estera antideslizante dentro de la bañera para evitar resbalones.
  • Usa juguetes en la bañera para mantenerlo ocupado, sentado y lejos del grifo (y de paso te divertirás viéndolo jugar).
  • Mantén la temperatura del agua templada y constante para evitar quemaduras. Para ello puedes utilizar un termómetro, o simplemente tocando el agua con tus manos. El agua también debe tener una temperatura que debe oscilar entre 34 y 37 grados centígrados (aunque dependerá de los gustos de cada bebé)
  • Mantén todos los objetos afilados, como cuchillas de afeitar y tijeras, fuera de su alcance.
  • Desconecta todos los aparatos eléctricos, como secadores de pelo y radios, para evitar cualquier peligro de electrocución.


Consejos adicionales para recién nacidos


  • Ten una toalla lista para envolver a tu recién nacido, secarlo y mantenerlo abrigado inmediatamente después del baño.
  • Es importante además que la habitación ofrezca una temperatura adecuada (entre 22 y 25 grados) y que no haya corrientes de aire
  • Manten seco el cordón umbilical de tu bebé.
  • Lávale la cabeza al final para que no se le enfríe demasiado.
  • No es recomendable la utilización de talcos o colonias, principalmente en los primeros meses. Pueden desencadenar alergias.
  • Lava siempre la bañera antes y después de su utilización.
  • Es importante secar bien todos los pliegues de la piel del bebé, especialmente los que se encuentran debajo del mentón, detrás de las orejas y el área del pañal.
  • Aprovecha la hora del baño para revisar al bebé y así descartar erupciones, inflamaciones u otros problemas.


Seguridad en el baño


  • Guarda los medicamentos en los recipientes a prueba de niños en los que originalmente vienen y mantén el armario (o el sitio donde los guardes) bien cerrado.
  • Mantén los productos de limpieza fuera del alcance de los niños.
  • Nunca dejes a tu hijo solo en el baño


No hay comentarios:

Publicar un comentario